Cinco siglos de la celebración de la primera Eucaristía en nuestro territorio.

El 1 de abril de 1520, en ocasión del Domingo de Ramos, el sacerdote español Pedro de Valderrama celebró la primera Misa por orden del Almirante Don Hernando de Magallanes, navegante portugués que realizó la primera expedición europea desde el océano Atlántico hacia el océano Pacífico, descubriendo así el Estrecho que lleva su nombre. El lugar escogido para la Eucaristía fue la Bahía de San Julián en nuestra provincia de Santa Cruz.

Aquella misa representó un legítimo acto fundacional de nuestra patria, anterior a cualquier institución política en estas tierras: la Argentina nace de este modo, primero espiritualmente y luego políticamente. Advirtamos que la Eucaristía se celebró treinta y tres años antes que la primera población hispánica en nuestro territorio fuera reconocida.
Además esta fundación espiritual supone el punto de partida para establecer nuestra presencia soberana en el sur.

El carácter espiritual de la celebración tiene a estas horas, el componente dramático que implican las restricciones a las celebraciones litúrgicas determinada por la Jerarquía en razón de la pandemia que padece el mundo. El Colegio ha adherido especialmente a esta evocación e invita a todas sus familias a participar en forma espiritual, a través de un gesto que nos una en oración frente a aquel primer altar.

Compartimos una reflexión de Mons. Jorge García Cuerva, Obispo de Río Gallegos: Él nos invita a realizar un “recorrido espiritual” para disponer “nuestro corazón a la gratitud por el gesto del Señor de acercarse a nosotros con la Eucaristía y seguir caminando a nuestro lado”. “Gratitud y comunión en la oración con tantos que la siguen desde sus hogares, que nos fortalece y acompaña en este tiempo de cuarentena”.

Colegio Sagrada Familia - Bella Vista