El Santo Vía Crucis.

Sabemos que la Cuaresma constituye un tiempo de conversión al que nos invita la Iglesia, preparatorio para la celebración del gran júbilo de la Pascua. En ella recorremos los cuarenta días que arrancan con el miércoles de Ceniza y finalizan el Jueves Santo, antes de la Misa de la Institución de la Eucaristía.

La Cuaresma nos invita a cambiar algo de nuestra existencia, arrepintiéndonos de nuestros pecados. Invitación que promueve a que demos testimonio de Cristo y que procuremos vivir según Su voluntad.

Por las circunstancias que nos tocan vivir, esta no será una Cuaresma más. En particular, para el Colegio son grandes las limitaciones para concretar todas las actividades de vida de Piedad: no podremos meditar la Pasión de nuestro Señor en esos momentos intensos en los que nos asocia el aula, no cumpliremos con el recorrido del Vía Crucis en el parque, no pedalearemos en la “bicicleteada” de las siete Iglesias, ni nos asombraremos con los secretos que encierra el estudio de la Sábana Santa.

Por eso es muy importante que nos asociemos como comunidad de familias en alguna de estas devociones, de la mejor forma que podamos desde nuestras casas.

Aquí dejamos algunas propuestas:

Vía Crucis con imágenes de la película “La Pasión” de Mel Gibson (no recomendable para chicos muy chicos por sus imágenes fuertes) — CLICK AQUÍ

Vía Crucis para niños:

– Web católico de Javier — CLICK AQUÍ
– Catholic net — CLICK AQUÍ