Preparados para empezar.

El pasado viernes 19, tuvo lugar el encuentro general del personal del Colegio previo al comienzo de las clases. Lo hicimos unidos en la celebración de la S. Misa presidida por el Padre Héctor María Armelín. El Padre nos propuso a los docentes, encomendar todas las dificultades que obstaculizan nuestra acción pedagógica, como ofrenda a Nuestro Señor en esta Cuaresma. Subrayó la importancia de asumir las dificultades y nuestras propias fallas como educadores, como motivo de la propia conversión.

Luego, la Lic. Giselle Flaschland, ex profesora del área de Formación Religiosa y Filosfía del Colegio, brindó una charla, retomando el tema abordado a fin del año pasado, acerca de lo que significa la formación INTEGRAL de la persona. ¿A quién educamos?, ¿Para qué educamos? Por supuesto, ese análisis fue conducido a través de la interpretación que ofrece la cultura clásica de Occidente, e iluminado por la Fe que define al docente católico. Cerró su presentación con un magnífico aporte acerca del papel del maestro, desarrollado a través del personaje de Virgilio en la Divina Comedia. Es decir, aquel que guía, que muestra los caminos, que promueve la conversión, el cambio del discípulo. Y que, al fin, cumplida su noble labor, se desvanece para dar lugar a la acción libre de aquel que pasó por su guía.