Dieciocho promociones en un solo encuentro.

Por décimo octava vez, celebramos el encuentro anual de egresados, una jornada de reencuentro de las distintas camadas en la que se concentraron distintas experiencias de vida, de estudio y laborales de los alumnos que alguna vez pasaron por nuestras aulas.

Comenzamos con la imprescindible acción de gracias a Dios en la Santa Misa, que celebró el P. Héctor María Armelín ayudado por nuestro ex alumno y seminarista Manuel Rivarola y con el infaltable aporte del Coro “Sagrada Familia”.

La organización estuvo a cargo de Patricia Battaglia y Juan Curutchet, Clara Iglesias, Lola y Silvia Noceti, Loli Victory, Nani Bartomioli, Florencia y Ana Aldao.

En las parrillas, los profesores Claudio Rossi y Rodrigo Weber ayudaron a un grupo de alumnos de VI año de Secundario que se sumaron a colaborar.

En el inimitable “bingo”, el concurso de Eche Stefanini y Tato Fernández (¡e hijo!) acompañados por Fátima Caride, sostuvieron el interés y promovieron la participación en un rato divertidísimo y acompañado de lindísimos premios que distintas familias donaron.

Se entregó un recuerdo especial a las promociones que han cumplido diez y once años del egreso (el año pasado, el problema sanitario impidió la reunión).

También Nicolás Médico, integrante del grupo de padres que promueve el Nuevo Proyecto para el Colegio, hizo una presentación del mismo.

Un momento emocionante por su testimonio simbólico, fue cuando Federico Richards subió al escenario para dar la bienvenida a nuestros ex alumnos, en nombre de la Comisión de Padres que administra el Colegio. Precisamente, porque se trata de uno de ellos, egresado de la II promoción y hoy padre de tres alumnos y otro en camino. Federico se encargó de subrayar los valores de ese colegio que soñaron los emprendedores en 2003 y que hoy es una realidad disponible para seguir asegurando formación para los hijos y nietos de aquellos que pasaron por sus aulas.